¿Cómo será la Administración Pública en 2059?

Posted on 0 comentarios

02/09/2016
FUENTE: LA ADMINISTRACIÓN AL DÍA


El experto Carles Ramió plantea tres hipótesis para el futuro

Las administraciones públicas son actores protagonistas del esqueleto social y político. Sus decisiones influyen en el día a día de la ciudadanía. Pero la incógnita es: ¿La Administración Pública seguirá teniendo un papel predominante en el futuro?

Carles Ramió, profesor del Máster Universitario en Políticas Públicas y Sociales de la UPF Barcelona School of Management, analiza las posibles respuestas a esta pregunta en un libro que verá la luz a finales de año. La idea surgió tras detectar la falta de textos que se lo planteen, sobre todo a largo plazo.

En opinión de Ramió, la Administración Pública debe entenderse en un contexto global como parte de un engranaje político, social y económico. Los avances tecnológicos, el cambio climático y unos cambios demográficos que define como “espeluznantes” supondrán elementos clave en la definición de las administraciones del futuro.

Para el profesor existen tres escenarios hipotéticos. El primero se nutre de la visión progresista que permite el “empoderamiento” de los ciudadanos a través de la tecnología y de la economía colaborativa, con la desaparición de estos organismos. “Wikipedia y la desaparición de la Enciclopedia Británica son un ejemplo a gran escala a través de un intermediario entre personas y conocimiento”, apunta Ramió.

El segundo, y el más probable según el experto, conlleva la marginalización de las administraciones, que económicamente serán un monstruo insostenible. Así, la solución pasa por una remodelación con menos profesionales, que a su vez tengan perfiles más analíticos, mayor preparación y que puedan identificar mejor la información. Tendrán la función de “directores de orquesta” y una parte substancial de las prestaciones las ofrecerán las empresas privadas.

El tercer escenario, y el que casi nadie contempla, a pesar de que Ramió no lo descarta, es aquel en que las administraciones públicas y el Estado crecerían por la inseguridad que comportarán los avances tecnológicos. “En el fondo, los ciudadanos están a la vez más empoderados, pero se sienten más solos y más inseguros que nunca. Vivimos en un entorno muy inseguro. La tecnología hará perder el 30% de los empleos porque el 30% de las profesiones las realizará la robótica. Cada vez hay personas más pobres y menos clase media”, apunta el profesor.

Según Ramió, la información es un bien infinito y la producen los mismos que la consumen, de manera que la ley de la oferta y la demanda va cambiando. Afirma que el capitalismo se impone en casos como Uber, aplicación móvil, que conecta pasajeros con conductores, y que podría nacer un nuevo espacio contra el capitalismo clásico que podría aliarse con el Estado. Además, hay servicios sociales de interés general, que eran públicos y se han privatizado, como el caso de Iberia y Telefónica, de manera que se expande una sensación de incomodidad a nivel social que podría reavivar la llama de las administraciones públicas. Sólo el tiempo dirá si esa llama seguirá prendiendo o si en 2059 las administraciones públicas habrán quedado reducidas a cenizas.

Sigue toda la actualidad con Club de Innovación:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *