Víctor AlmonacidJurista y directivo público. Licenciado en Derecho en 1996 y Secretario de la administración Local desde 2002. Autor y coautor de numerosos libros, artículos doctrinales, artículos de prensa, participación en varios blogs y redes sociales. Participación como ponente y coordinador de numerosos cursos y conferencias.

Open rata, Plan deformación, Perfil del ignorante y otras malas prácticas

Posted on 0 comentarios

PUBLICADO EN: NOSOLOAYTOS

A lo largo de los años, no solo hemos explicado la teoría de la moderna gestión pública sino que hemos intentado predicar con el ejemplo y por supuesto hemos citado y puesto en valor otras buenas prácticas de los compañeros. También hemos hablado en numerosas ocasiones de “lo que no hay que hacer”.

Estas malas prácticas, por pura ética o elegancia, no se deben ubicar, solo describir. Lo que sí podemos hacer es ponerles un nombrecito, porque del mismo modo que ya lo hemos hecho en positivo con algún palabro nuevo como #eficracia, podemos hablar de proyectos mal implantados que responden fielmente a nomenclaturas como “Open rata”, “Plan deformación” o “Perfil del ignorante”.

No es la primera vez que inventamos palabritas (ver Demacracia), ni tampoco la primera que nos hacemos los graciosos (ver Corrección de errores; Pressing catch; Un Ayuntamiento es un coche, o El Contratista de 160 Kg y la Señora Pesada). No es vanidad, es simplemente que así es más divertido.

Aquí voy pues, con mi Diccionario de malas prácticas. Quizá sirva también para el Glosario de nuevos términos para la Administración Pública que está recopilando Paco Rojas para Novagob:

  • Administración Loca: Dícese de la Administración Local que ha perdido la “l”, y también un tornillo (véase interinventor, ar-chivo y véase también cualquier Ayuntamiento de aquí a elecciones).
  • Alcaldo: Primera autoridad municipal poco valorada o respetada por ciudadanos y medios de comunicación, al que, de manera justa o injusta (no afecta a la definición), ponen “a parir”, “a bajar de un burro”, o simplemente “rajan de él” (en inglés slag off).
  • Ar-chivo: Departamento administrativo donde se almacenan los expedientes conclusos en papel, independientemente de que su tramitación anterior haya sido en forma electrónica, a mayor gloria de su titular, una persona desconectada de la realidad, poco centrada, chiflada.
  • Aspirina de atención ciudadana (AAC): Sus promotores tienen en mente la apertura de una Oficina de atención ciudadana (OAC), pero su problemática creación, puesta en marcha, y quizá funcionamiento lo convierten en un auténtico quebradero de cabeza.
  • Conceja-lía: Podría ser el departamento municipal capitaneado por un munícipe con una sola ceja (un con-cejal), que también, pero realmente es el dirigido por uno que “la lía” (coloq. que la arma).
  • Contrato menor: Contrato que no llega a los 18 años, ni tampoco a los 18.000 euros (ver Fracciona-miento).
  • Contrato de su Ministro: En un Departamento de la Administración General del Estado (AGE), contrato tramitado por un funcionario a medida para su máximo jefe, el Ministro, concebido según sus directrices.
  • Cuidadano: Administrado que teme a la Administración, que desconfía y “se cuida” de acudir a ella el menor número de veces posible porque recuerda anteriores malas experiencias (colas, malas caras, varios viajes, errores…). Si por él fuera no volvería nunca más.
  • Demacracia: La democracia, inventada por los griegos, tiene ya muchos años. Ahora mismo, y tras una involución, asistimos a su versión más estropeada.
  • Dema-gogó: Político de cámara (Congreso, Senado, Parlamento autonómico, Pleno) que basa su discurso en las medias verdades, los circunloquios y la tergiversación. Gustoso de llamar la atención con trivialidades, a veces sube al estrado ceñido y con lentejuelas y baila electro-latino o reggaeton.
  • Derecho de acceso a los expendientes: Se da en las entidades públicas que desconocen la normativa vigente reguladora del derecho de acceso a la información (o la conocen pero la ignoran), aplicando por el contrario el procedimiento de acceso a los expedientes de la Ley 30/92, mucho más limitado. Estos expedientes pueden estar conclusos (art.37) o bien en tramitación (art.35), en cuyo caso se denominan “pendientes de resolución” o expendientes.
  • Derecho de acceso a los experdientes: Empieza como el anterior, pero acaba siendo mucho más limitado aún, ya que en este caso el acceso ni siquiera se produce porque los expedientes a los que se desea acceder se hallaban en un archivo roñoso y se han perdido entre las telarañas, o bien se han echado a perder por las humedades. En este segundo caso el expediente finalmente se encuentra, pero cubierto de moho.
  • Econo-mía: Dícese de una mala gestión del ministerio, consejería, concejalía, departamento o sección que maneja los euros (los ingresos, los gastos, la gestión tributaria), donde, presuntamente, se han producido malversaciones, fraudes, desviaciones y apropiaciones de fondos públicos (alguien ha dicho “pa mí”).
  • Firma genital: (aportación de Fran Hierro) Cualquier otra rúbrica distinta de la firma digital, que es ahora la correcta. Se trata de una firma primitiva, obsoleta, básica, como la firma de los animales marcando territorio.
  • Fracciona-miento de los contratos: Dícese de un fraccionamiento ilegal y mentiroso de un contrato público. El contrato se fracciona con la finalidad de evitar los requisitos de publicidad y concurrencia, pero todo es un embuste, un burdo engaño.
  • Fractura electrónica: Errónea o inadecuada implantación de la herramienta de la factura electrónica, causando un consiguiente perjuicio que se concreta en falta de interoperabilidad, fracturas en la contabilidad y fracturas en el mercado, entre otras taras.
  • Funciosaurio: Este no es de nuestro copyright. Desconocemos su origen, porque se remonta al periodo Cretácico. Hace alusión a un tipo de empleado público gustoso de estirar al máximo el procedimiento. Se regodea en él. Es amante del papel, experto en poner sellos y expedir documentos en papel timbrado del Estado, dentro de expedientes numerados, foliados, encuadernados, rubricados en todas sus páginas y con varios “ados” más. Su precepto legal preferido es el párrafo tercero del artículo 75.bis (da igual la norma).
  • Hay untamiento: Este es un clásico y por supuesto tampoco es de nuestra autoría. Una definición sencilla sería “entidad municipal corrupta”.
  • Humo electrónico: Puede que esta fuera nuestra primera expresión alusiva a una de estas malas prácticas. Hace referencia a los proyectos de digitalización de expedientes mal concebidos, mal implantados, pensados de cara a la galería (ver transapariencia) pero totalmente alejados de la realidad y de la eficacia. El humo electrónico normalmente supone repetir todos los trámites y hacerlos dos veces: en papel y en electrónico. Para eso nos quedamos en el papel.
  • Interés púbico: Desviación de poder. Fin ilícito del acto administrativo, muy alejado del interés público, del cual también ha perdido la “l” (ver Administración Loca). Al final el acto (administrativo) no queda suficientemente motivado, o parece motivado no tanto con la cabeza como con otras partes del cuerpo.
  • Interinventor: No es exactamente una mala práctica, sino más bien una mala situación profesional. Dícese del funcionario responsable de los presupuestos y la contabilidad cargado de cometidos, competencias, obligaciones y problemas que, por volumen y complejidad, le obligan a inventar soluciones (por lo decir “hacer milagros”) de forma constante.
  • Jurista de desconocido prestigio: Dícese del profesional del Derecho al que una administración en problemas encarga un dictamen carísimo, encargado “a dedo” porque la ley lo permite en el caso de expertos (supuestamente) descollantes, que el letrado emite “a peso”, redacta en un lenguaje presuntuoso para demostrar su erudición, pero que a la postre carece de conclusiones o propuestas positivas, por lo que no sirve absolutamente de nada.
  • Normas suicidiarias: (aportación de Fran Hierro) Normas urbanísticas que se aplican en defecto de Plan General, y que en ocasiones incitan a quitarse la vida.
  • Open rata: En ocasiones a algunos responsables públicos se les llena la boca hablando de datos abiertos, de numerosos datos disponibles en los portales y webs institucionales, pero luego los mismos responsables son más bien tacaños y cicateros a la hora de permitir el acceso a estos datos (ver Derecho de acceso a los ex-pendientes).
  • Perfil del ignorante: Espacio web donde, por puro desconocimiento, se “suben” los pliegos de cláusulas administrativas del mismo modo que yo publico esta entrada: omitiendo el sello de tiempo y cualquier otro tipo de fehaciencia, poniendo con ello en riesgo la validez del expediente por carecer el mismo de dies a quo para presentar plicas. Y por cierto, la expresión correcta es “perfil de contratante”, no ignoremos eso tampoco.
  • Personal desconfianza: Pues eso, esta es una de esas expresiones que define sola.
  • Plan deformación: Uno que tiene programados cursos malos, inútiles, poco idóneos, y que van a ser desaprovechados con toda seguridad pero a los que acaso se apuntan los empleados por otros motivos. Dichos empleados, sin embargo, acaban deformando sus aptitudes profesionales. Estos cursos redundan “cero patatero” en positivo en el día a día. Puede tratarse de un curso que sea la enésima edición del curso sobre la Ley 30/92 o uno nutrido de charlas de Catedráticos “encantados de conocerse”, cuyas lecciones magistrales están tan alejadas del lenguaje coloquial como de la realidad práctica de la administración. Los promotores de estos cursos opinan que la inteligencia emocional, las técnicas de comunicación, el inglés administrativo, las RRSS, la igualdad de género o la firma electrónica, son temas chorras que nadie debería aprender.
  • PoliCIA local: Agente de la policía municipal “venido arriba”, que se cree y comporta como un agente de los cuerpos especiales de inteligencia (CIA, FBI…).
  • Presuapesto: Presupuesto estético, en el que en principio ingresos y gastos están equilibrados, pero acaso de una manera artificiosa que de algún modo se intuye, que tiende a engordar los primeros. Algo huele mal en él.
  • Presupuesto de ingreso: Debería ser el “de ingresos”, pero acaba siendo el de ingreso… hospitalario probablemente del Interinventor (vid). A veces el ingreso se produce en una institución psiquiátrica porque el funcionario se vuelve loco (ver también Ar-chivo).
  • Presupuesto de gatos: Entiéndase “presupuesto de perros”, pero adaptado a los gatos por la semejanza de la palabra con el vocablo “gastos”. Tanto da, se trata de un mal presupuesto (al igual que “un día de perros” entendemos que es un mal día). También podría ser un presupuesto modesto, uno que acaso da únicamente para la comida de los gatos.
  • PUAJ: Ver TAG.
  • Redes suciales: Twitter, Facebook, Linkedin… Formalmente no se diferencian de las RRSS, ya que se caracterizan únicamente por los contenidos. Este suele ser ruin, mezquino, malicioso, faltón. Algunas AAPP caen en las trampas de los trolls, en el juego sucio, pero esto es una mala gestión de las RRSS institucionales que llamamos precisamente “Redes suciales”.
  • Reparto de caramelos o evaluación del de
    spropósito o retribución por subjetivos:
    Las tres expresiones (podría haber alguna más), hacen referencia a una evaluación del desempeño mal diseñada, poco objetiva y erróneamente ejecutada.
  • ROF: (del inglés roof: techo, tejado) Dícese de todo aquello que está alejado o desconectado del suelo, que no tiene los pies en la tierra, que no está conectado con la realidad o ha quedado desfasado de la misma, como por ejemplo un Reglamento de 1986 que regula trámites en papel o los seguidores acérrimos de aquel.
  • Sello de órgano: No es lo que parece, lo que pasa es que usted ha pensado mal porque está sugestionado desde que ha leído el concepto “firma genital” (ver).
  • Sello del tiempo: Entrante ligero, aperitivo, entremés. A veces se confunde con el “sello de tiempo”, que es una herramienta electrónica que acredita fehacientemente la fecha del documento (ver Perfil del ignorante).
  • Stupid City: Dícese de cualquier proyecto de Smart City horriblemente implantado, normalmente ruinoso, siempre pomposo (ver transapariencia) y que además tiene la consecuencia de empeorar y encarecer los servicios públicos, haciéndolos menos inteligentes.
  • TAG: Funcionario de grupo A. La gran mayoría son trabajadores y competentes pero de vez en cuando sale alguno especialmente burdo, vago, inflexible o antipático. En esos pocos casos se les denomina PUAJ, porque dan bastante asquito.
  • Tetorero: Término incluido por las mismas razones que Interinventor. Funcionario encargado de la Tetorería, es decir, de lidiar con los cobros y los pagos, en una corrida (de las malas) en la que se puede llevar más de una cornada si no es un buen recortador.
  • TraBAJAdor: Empleado público que siempre está de baja por dos posibles razones: que el pobre realmente esté flojo de salud, en cuyo caso por supuesto no hacemos broma, o bien porque carece totalmente de vocación de servicio público y su triste finalidad en la vida es trabajar lo menos posible, todo ello bajo el aplauso del médico amiguete de la Mutua.
  • Transapariencia: Paripé. Transparencia del parecer, en ningún caso del ser. El compañero Joaquín M. Burgar habla de «tramparencia», que sería una transparencia formal, pero una oscuridad material; digamos que otro engaño (véase fracciona-miento).
  • Urbamismo: Departamento muy importante para algunas personas (promotores, constructores, determinados políticos y abogados…), pero que a otros les da lo mismo.
¿Se os ocurre alguna más?

Sigue toda la actualidad con Club de Innovación:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *